martes, 19 de mayo de 2009

Sexo como Dios manda.



Se acabó la postura del misionero y los remilgos sexuales. Los católicos también pueden tener una vida sexual pasional y excitante, o eso es al menos lo que cree un franciscano polaco en su libro 'El Kama Sutra Católico'.

Según Ksawery Knotz, durante el coito las parejas casadas "pueden mostrar su amor en todos los sentidos", incluso "empleando la estimulación manual y oral" sin que por ello "se ofenda a Dios".

Según publica 'The Guardian', Este manual del amor cristiano, que cuenta con el beneplácito de la Iglesia Católica polaca, se ha convertido ya en un best-seller en el país y ya se está empezando a reproducir en Varsovia.

"Algunas personas, cuando hablan de las relaciones sexuales dentro del matrimonio católico, piensan que están privadas de alegría, pasión y fantasía. Creen que el sexo tiene que ser triste como un himno tradicional de la iglesia. Son personas que no entienden que Dios quiere que tengan una vida sexual feliz", afirma el franciscano asentado en un monasterio fuera de Cracovia.

Pero, la pregunta es: ¿cómo un sacerdote célibe puede hablar de relaciones sexuales? Él mismo lo reconoce: su opinión es de segunda, aunque como explica, ha consultado con decenas de parejas.

"Quiero que sean felices con su vida sexual, y para ello deben comprender las enseñanzas de la Iglesia de modo que no se genere en ellos un sentido de culpabilidad", cuenta Knotz.

Sean buenos o malos sus consejos, lo cierto es que las editoriales ya se han empezando a frotar las manos ante las próximas traducciones -italiano, eslovaco e inglés- de este manual de cómo hacer el amor como Dios manda. Amen.

Por favor, esto ya es el colmo.....la iglesia diciendo cómo podemos hacerlo mejor, pero digo yo........para dar consejos hay que saber de lo que se habla ¿no?, esto me huele a chamusquina, de todas maneras así mejor, yo creía que iría al infierno, y NO iré al cielo porque me encanta el sexo.....

miércoles, 13 de mayo de 2009

El aire de Barcelona y Madrid contiene cocaína, según un estudio del CSIC



El aire de Barcelona y de Madrid contiene varias drogas en suspensión, y entre ellas destaca la cocaína, según un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científica (CSIC) en el que se ha medido la calidad del aire de dos estaciones convencionales de control y vigilancia de estas ciudades.
Con este trabajo, que se publica mañana en línea en la revista "Analytical Chemistes", los investigadores querían desarrollar un método analítico específico para detectar drogas en el aire y poder disponer de herramientas que permitan evaluar su consumo de forma rápida.
El estudio, elaborado entre los departamentos de Química Ambiental y de Geociencias del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Análisis del Agua (IDAEA), ha detectado en el aire de estas dos ciudades hasta 17 compuestos pertenecientes a cinco clases de drogas: cocaína, anfetaminas, opiáceos, cannabinoides y ácido lisérgico.
Los investigadores han puntualizado, sin embargo, que los resultados no son representativos del aire de estas ciudades porque las muestras eran sólo de una zona concreta, ya que únicamente se trataba de poner a punto la metodología. Los resultados concluyen que en todas las muestras se han encontrado niveles detectables de cocaína y de su metabolito, benzoylecgonina, en concentraciones de 29 a 850 picogramos por metro cúbico de aire (un picogramo es la billonésima parte de un gramo).
Han detectado hasta 17 compuestos pertenecientes a cinco clases de drogas: cocaína, anfetaminas, opiáceos, cannabinoides y ácido lisérgico.
En el caso de Barcelona, los niveles de cocaína detectados son similares a los de algunos metales pesados como el cadmio o el bismuto, que son contaminantes habituales de la atmósfera y que están regulados.
Según los autores del trabajo, estos niveles se pueden considerar como altos si se comparan con las pocas zonas de Europa en las que se han hecho estudios similares, como en Roma, en donde se encontraron niveles de cocaína de unos 100 picogramos por metro cúbico.
Heroina, solo en la capital de EspañaEn el caso de la heroína, en el estudio se han detectado niveles detectables en las muestras de Madrid, pero no en Barcelona, de hasta 143 picogramos por metro cúbico de aire. Para los científicos, la explicación de esta diferencia está en que las muestras de Madrid se tomaron cerca de un barrio donde hay un potencial comercio de drogas, y porque cerca hay un edificio en ruinas que se habita de forma esporádica.
Otro dato que ha detectado este trabajo, dirigido por los investigadores Damià Barceló y Xavier Querol, es que en las muestras recogidas los fines de semana había mayores concentraciones de drogas en suspensión. El análisis se ha hecho con unos filtros con microfibras de cuarzo que filtran el aire de forma controlada y retienen las partículas en suspensión. Posteriormente, estos filtros se analizan con técnicas de cromatografía líquida y espectrometría de masas, que son muy fiables en los resultados.
Los autores del trabajo han asegurado que estos niveles de drogas en suspensión en el aire no implican ningún riesgo para la población porque "ni viviendo mil años se llegaría a consumir el equivalente a una dosis de cocaína por respirar este aire".

Entonces, a ver que yo me entere, allí la gente irá fantásticamente bien, y de fantástico humor, ¿no?, pues a los políticos no se les nota, aunque flipaos andan un rato.
A mí, que no me va la droga, ya se me jodió (perdón), el viaje a Madrid, jajajaja, porque si ya estoy flipando muchas veces, allí alucino seguro.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Cara y cruz



Sí, es una cruz este nuevo empeño de la moda por inmiscuirse también en asuntos de Estado o, mejor, en las 'tournées' promocionales que hacen ahora los políticos y príncipes acompañados por sus silenciosas consortes. Hablo, claro, del ineludible temazo de estos días: Carla y Letizia.

Mujeres sin cara, porque la han sacrificado en el altar de la cirugía estética, perdiendo la expresividad, que es el último reducto del espíritu para manifestarse, pero con tipo; mujeres sin nada que opinar y mucho que callar. ¿Por qué se ha levantado esta polvareda ante unas fotos de los traseros de dos damas en la primera página de unos periódicos? ¿Cuánto tiempo iba a esperar la prensa diaria a reconocer que si no eres 'nadie', eres 'algo', un objeto inerte?

El avispado fotógrafo y su editor captaron la única verdad: cuando has renunciado a tu cara, sólo te queda el culo. Y así van, Carla y Letizia, tan igualadas por su condición de modelos, una de conducta principesca decimonónica y la otra, de modelo de primera dama con pasado revoltoso. Van de culo, y que me perdonen la ordinariez. Ya nadie las toma en serio, ¿y cómo podría ser de otra manera? No es machismo, sino realismo.

¿Alguien se habría atrevido a publicar una imagen o a pensar siquiera en hacerlo con el traste, y mira que tiene, de Michelle Obama? ¡Qué va! La razón es sencilla: es una mujer real, con voz propia y a lo que se va viendo, mucho mando en casa, y no una muñeca impenetrable. Su guardarropa no es un escudo ni un signo de estatus ni un espejo de las tendencias. Ella lleva la ropa y no al revés.

Cuando te conviertes en un maniquí, no es raro que te traten como a una mujer de madera. No es una tragedia ni es importante. Yo me reí viendo esa foto; no me sentí aludida ni ofendida. Eran dos robots idénticos, por delante y por detrás. Y por cierto, felicidades a ese gran humorista, el fotógrafo, que se dejó llevar por su instinto.

Sencillamente, este artículo es genial, y es verdad, tanto Carla que no necesitaba arreglos y la otra, que ahora está más horrorosa y parece una bruja mala, no necesitaban tanta chorrada, pero claro como ellas no lo pagan pues a joderse. Si a este paso me hago republicana cuando esta tipa suba al poder, jajajajaja.

sábado, 2 de mayo de 2009